Y PUNTO.

La hora de dormir

La hora de dormir es una gran lucha para los padres y esa lucha a veces disminuye cuando una babysitter está tratando de poner a los niños en la cama. La buena noticia es que hay cosas que puedes hacer para aliviar esa hora. Hay algunas categorías básicas en que los niños pueden caer en lo que respecta a la hora de acostarse, en este artículo encontrarás algunos consejos sobre cómo llevar la hora de acostarse con ellos.

El cuentacuentos

Este niño es el mejor y el peor para una babysitter cuando se trata de acostarse. Por supuesto que leer un cuento antes de dormir es algo bueno que se busca alentar y es incluso divertido volver a leer nuestros cuentos favoritos de la infancia. Pero cuando llevas seis historias, te encontrarás preguntándote en qué punto el niño se está aprovechando del sistema.

Mi forma favorita de poner a estos niños en la cama, es hacer una fiesta de pijamas secreta. Para hacer esto se necesita una linterna (puede ser la del teléfono) y los libros favoritos del niño. Lea las primeras hojas con la luz encendida y antes de comenzar a leer la última página apague las luces y utilice la linterna. A los niños les encanta sentir que están haciendo algo especial cuando tienen una niñera y muy a menudo se quedan dormidos en las últimas páginas al apagar la luz.

El maestro de “necesito” o “me falta”

Este tipo de niño intentará de todo a la hora de acostarse. Comenzará con cosas normales como “necesito un vaso de agua” o “tengo que ir al baño”. Pero la ridiculez está por comenzar. Algunos niños fingen tener algún tipo de enfermedad en un intento de quedarse despiertos, otros jurarán que no se lavaron los dientes (aunque tú los hayas visto hacerlo).

Este niño hará todo lo posible por retrasar la hora de dormir mientras sus padres están fuera, aunque en realidad lo que necesitan es compañía. Otras veces hay que dejarlos jugar, eventualmente el niño se cansará lo suficiente para quedarse dormido.

El lamentador

Probablemente hayas experimentado este tipo de niños antes, simplemente lloran y lloran y lloran y aparentemente no hay nada que hacer al respecto. No quieren irse a la cama, ni una bebida especial, ni ver televisión, lo que quieren es a su mamá y papá.

Como babysitter esta situación puede ser muy estresante porque todo lo que quieres hacer es que el niño se sienta mejor. Está bien salir de la habitación por unos segundos para tomar un respiro y un momento para ti. Lo que ayuda mucho a estos niños es la música, existen miles de listas para dormir o puedes cantar en voz alta. La música proporciona una distracción para el niño, que puede ayudar a calmarse y quedarse dormido.

La roca

Estos niños se quedan dormidos en el momento que su cabeza toca la almohada y duermen como una roca. Tienen su rutina y entienden el momento de irse a dormir. Son un tipo bastante raro, he escuchado rumores de que existen. Si conocen a niños como estos, por favor envíenmelos.

 

One comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *