Y PUNTO.

5 Tips para lidear con tu hijo que a todo dice “no”

Tina – escritora freelance, dueña del blog babysleep.help y mamá de un niño pequeño – día a día se enfrenta a su hijo quien le dice “NO” a todo: “No me quiero bañar” “No me quiero comer la comida” “No me quiero poner el polerón” ¿Se considera esto una fase normal de la infancia? Sí. ¿Es esta actitud una señal de desarrollo positivo y de una sana relación entre padres e hijos? Sí. ¿Hace que cada mamá se quiera golpear su cabeza en la pared cada vez que ve esta palabra salir de la boca de su hij@?  Absolutamente.

¿Por qué a los niños les gusta tanto decir “NO”?

Básicamente, porque se trata de una etapa en el desarrollo de los niños, en donde surge el ejercicio del libre albedrío. ¿Por qué dicen “NO”? ¡Porque se dan cuenta que pueden! Desafortunadamente para nosotros, una vez que se entere de este nuevo libre albedrío (combinado con la libertad de expresión), luchará por él como si su vida dependiera de esto.

Tina nos cuenta 5 maneras probadas para lidiar con el “NO” de los niños.

  1. Mantenerte fría.

Cuando todos los intentos por convencer y/o distraer al niño han fracasado, la única alternativa que queda es simplemente no alterarnos y que la batalla nos encuentre calmados. Tu hijo, haciendo ejercicio de su libre albedrío, se mantendrá firme en su postura. Sin embargo, tú eres el adulto y debes comportarte como tal. Esto dará señales correctas a tu hijo, al demostrar que como padre tienes la situación bajo control.

  1. Aférrate al poder de las opciones limitadas.

¿A qué se refiere Tina? Cada vez que veas una ocasión “no”, prepárate para la batalla pensando en las opciones limitadas que podrías ofrecer. En vez de preguntar “¿te quieres vestir?” le dices “¿prefieres ponerte la camiseta de Spiderman o la camisa a rayas?” De esta forma, él (o ella) podrá decidir y tú estarás cumpliendo tu objetivo de vestir al niñ@.

  1. Tener una actitud positiva, de “SÍ”.

Sabemos que esto es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, debemos hacer el intento. Los niños que escuchan a menudo la palabra “NO” son más propensos a usarla por sí mismos. Encontrar una alternativa a la palabra “NO” en tu discurso, le enseñará a tu hij@ que hay otras maneras de expresar sentimientos y deseos.

  1. Elije tus batallas.

Es cierto que no todas las ocasiones de “NO” son evitables. Pero también es cierto que no debes tomar cada una de estas ocasiones como una batalla. Sé una madre (o padre) inteligente y deja que tu hij@ “gane” de vez en cuando. Esto te ayudará a ejercer tu voluntad en un ambiente controlado y a su vez, habrá un menor número de confrontaciones al día.

  1. Sé razonable.

Siempre que intentas convencer a tu hij@ de hacer algo, hazle saber que hay una razón particular por la que quieres que lo haga. Esto, por lo general, hace más difícil para ellos simplemente insistir en no hacerlo. Por ejemplo, es pleno invierno y tu hijo quiere salir en pijamas a jugar al patio. En vez de simplemente decirle “No” explícale que no tiene sentido porque hace mucho frío afuera y no estará cómodo en pijama. Incluso, puedes abrir la ventana y dejar que compruebe por sí mismo que está helado.

Como reflexión final, vale la pena agregar que además de las técnicas que uses para hacer frente a esta situación, es importante tomarse esta negatividad con sentido del humor y convencerse que solo se trata de una etapa de la vida de tu hij@.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *