Y PUNTO.

5 tips para quitarle el chupete a tu hij@

Para algunos papás los chupetes son mágicos. Amanda Foust – mamá, escritora y coach certificada – nos cuenta que su hija no tenía mucho interés en tomar un chupete, sin embargo, para su hijo, éste era esencial para la supervivencia. El día en que nació, su consultor de lactancia los observó y rápidamente les recomendó un chupete, pues de lo contrario, el niño querría ser amamantado 24/7.  ¡Es del tipo de guaguas que siempre necesitan hacer algo!

Ya con 2 años y medio, Amanda ha limitado el chupete a la siesta y al sueño nocturno. Está intentando eliminarlo del todo, sin embargo, no ha sido nada de fácil. Luego de varias averiguaciones, acá nos deja 5 consejos:

  1. De una

Reducir las horas de chupete de su hijo se ha dado más fácil pues cuando empieza la batalla, logra negociar que tendrá el chupete nuevamente cuando le toque dormir. Sin embargo, es un proceso lento. Decir de una “no más” puede ser una dura batalla al principio, pero los niños olvidan y aprenden rápidamente. Algunos padres optan por recoger todos los chupetes y junto con el niño los arrojan al basurero mientras dicen “adiós”. Ésta es una gran manera de cortarlos por completo pues el niño cree que ya se han ido y aprende a lidiar con la nueva situación.

  1. Reemplazar el chupete por otra opción calmante

Hay algunas técnicas que se pueden incorporar para que tu hijo mantenga esa sensación de comodidad que le generaba el chupete. A veces recurro a los pensamientos felices. Cuando está enojado le pido que piense en 2 o 3 cosas que lo hacen sentir bien. Esto lo distrae de lo que lo tiene molesto y le da tranquilidad.  Otra opción es darle a un niño una manta o animal de peluche para reemplazar el placer del chupete. Es importante que él o ella elija el reemplazo para que sea eficaz.

  1. Alterar el sabor del chupete

¿Alguna vez has oído hablar de poner un desagradable sabor al esmalte de uñas y así evitar comérselas? El mismo concepto se puede utilizar para los chupetes. Pídele a tu pediatra que te recomiende un producto seguro para poner en el chupete de tu hijo de manera que sean él (o ella) quien quiera renunciar a éste. ¿Quién querrá ponerse algo en la boca que sabe mal?

  1. Introduce el cuento del hada

Esta es una manera divertida de deshacerse de los chupetes. Es menos “traumático” e involucra a los niños en la toma de decisión. Tú le dices a tu hijo que cuando esté listo para ser un niño grande, el hada vendrá y se llevará los chupetes. Ese día, juntos recolectan los chupetes y los ponen en una caja junto a la puerta de la pieza.  A la mañana siguiente, los chupetes se habrán ido y el niño será  oficialmente un niño grande.

  1. Sumar a todos a la causa

Una dificultad que surgió en el destete inicial del hijo de Amanda fue que su hija solidarizaba con su hermano menor. Muchas veces era ella quien le ofrecía el chupete cuando estaba molesto.  No le quedó otra que sentarse a conversar con ella y explicarle que debían trabajar juntas y así, buscar otras maneras para calmarlo. Si tienes niñera o tu hijo va al jardín, asegúrate que todos estén remando en la misma dirección. El trabajo en equipo será más efectivo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *