Y PUNTO.

10 errores comunes que cometen los papás

A veces es difícil sentir que estás haciendo un “buen trabajo” como padre. En realidad, es más fácil sentir que no eres un buen padre. Según las últimas investigaciones del estudio Parenting in America del Pew Research Center, solo el 39% de los padres sienten que están haciendo un buen trabajo al educar a sus hijos.

Entonces, ¿cuáles son los errores que estás cometiendo y cómo puedes corregirlos para sentirte más seguro como padre y mejorar la relación con tus hijos?

Más abajo podrás encontrar los errores más comunes que comenten los papás y algunas formas de corregirlos.

 

  1. Ser sobreprotector

Según el Dr. Nathan Lents, profesor de John Jay College en Nueva York, privar a los niños de “formas saludables de estrés puede dejarlos incapacitados para lidiar con el estrés como adultos”. Lents ha recopilado estudios que demuestran que las cantidades moderadas y controladas de estrés en realidad pueden ser buenas para los niños pues los preparan mejor para los inconvenientes y desafíos propios de la vida.

 

  1. Dar a tus hijos más espacio del que necesitan

Hay que tener cuidado con dar demasiada libertad. Esto puede ser tan problemático como ser sobreprotector. “Los niños necesitan que los padres restrinjan su libertad, que reduzcan sus opciones y los presionen para que cumplan con sus obligaciones”, dice la psicóloga Linda Spadin. “Probablemente los niños no estarán a gusto con la restricción. Pero la necesitan”. En lugar de decirle a tus hijos “sí” a todo, dales opciones.

 

  1. Dar a tus hijos todo lo que piden

El 35% de los padres admiten que ceden demasiado rápido a las demandas de sus hijos. Dar a los niños todo lo que piden, reduce la capacidad de tu hijo para apreciar lo que tiene. Es importante concentrarse en lo que tu hijo necesita, no en lo que quiere.

 

  1. Ser demasiado duro

“Simplemente decir ‘no’ o gritar órdenes sobre lo que deberían hacer los niños puede ser conveniente y fácil en el momento”, dice Amy McCready, fundadora de PositiveParentingSolutions.com, a Parents en una entrevista. Sin embargo, esto no fomenta la independencia y confianza del niño, y la relación padre/hijo puede convertirse en una lucha de poder. En lugar de decir siempre que no, da incentivos a tu hijo para que haga lo que tú quieres que haga.

 

  1. Criticar a tus hijos

A tus hijos les importa lo que pienses de ellos, lo demuestren o no. Según C.R. Smith, autor de “Discapacidades de aprendizaje”, todos los niños se benefician si tienen adultos que los motivan en su enseñanza pues desarrollan el deseo interno de obtener buenos resultados. Reconoce los esfuerzos y el progreso de tus hijos para que se sientan más motivados.

 

  1. Elogiar demasiado a tu hijo

Esto puede evitar que tus hijos desarrollen una relación saludable con la crítica. Para que tus críticas los ayuden, concéntrate en criticar acciones de tu hijo, en vez de criticarlo a él/ella como persona. Intenta que tu crítica genere carácter y a la vez, autoestima.

 

  1. Dejar que tus finanzas afecten a tu familia

De acuerdo con los estudios del Pew Research Center, existe una fuerte correlación entre el bienestar financiero percibido de los padres y sus evaluaciones personales de cómo están criando a sus hijos. Los padres que dicen que viven cómodamente y dentro de sus posibilidades constantemente obtienen calificaciones más altas que los padres que se sienten presionados financieramente. Evita el estrés financiero creando un presupuesto mensual y manteniéndolo.

 

  1. Tener otras expectativas de la dinámica familiar

La encuesta de Pew Research Center descubrió que los padres que solo tienen hijos menores de 6 años son más propensos a decir que la crianza es agradable y gratificante que los padres con hijos mayores. Según esto, los padres prefieren criar hijos pequeños. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tu papel como padre es tan dinámico como el crecimiento de tus hijos. Esté preparado para permitir que tu papel como padre pase de ser un cuidador protector a un “profesor” que enseña y establece límites. De esta manera, tus expectativas de crianza coincidirán con las necesidades de tu hijo.

 

  1. Sentirse apresurado

La mayoría de los padres suele sentir que “viven” apresurados. Es que, en realidad, la lista de tareas pendientes, quehaceres y responsabilidades es innumerable. Sin embargo, lo más importante y preciado que puedes dar a tu hijo es tiempo para compartir, aprender y crecer.

 

  1. No pasar suficiente tiempo con los niños

Según múltiples estudios, pasar tiempo de calidad con los niños es el primer paso vital para una crianza exitosa. Según un estudio publicado en el Journal of Family Issues, dirigido por el sociólogo de la Universidad Brown, Gregory Elliott, los adolescentes que creen que son importantes en sus familias tienen menos probabilidades de involucrarse en actos de violencia, tienen más autoestima y se sientan más exitosos. Programa tiempo con tus hijos tal como lo harías para programar una reunión en la oficina o un evento con amigos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *