Y PUNTO.

6 consejos para educar niños sociables

Las relaciones sociales no son fáciles. Esto es especialmente cierto para los niños: todos podemos recordar alguna vez que nos sentimos tristes porque fuimos rechazados por algún compañero, nos excluyeron de algún juego, no nos convidaron a un cumpleaños, algún amigo nos dijo algo hiriente etc…

Las cosas pueden ser aún más complicadas para los niños ahora, ya que los medios en general y las redes sociales en particular han introducido a los niños al mundo de los adultos antes de que estén emocionalmente preparados.

Afortunadamente, en el ámbito de las relaciones sociales, los niños “sanos” generalmente toman buenas decisiones incluso cuando el contexto es difícil. Esto significa que, si los niños tienen buenas relaciones en la casa, tienen una ventaja considerable y parte del camino recorrido. Sin embargo, siempre necesitarán de nosotros para aprender a navegar en un mundo social que es complejo.

Por eso, hoy les dejamos algunos conceptos básicos sobre cómo ayudar a los niños a desarrollar las habilidades sociales que necesitan:

  1. Fomenta las relaciones sociales desde que los niños son chicos. Esto es uno de los conjuntos de habilidades más importantes que tu hijo necesitará para ser feliz. Es más importante que desarrollar su intelecto.
  2. Apoya sus amistades. Refuerza las amistades que crea tu hijo. Háblale de ellos, invítalos a tu casa y crea ocasiones para que jueguen y lo pasen bien juntos. Los niños también pueden pelearse con sus amigos, al igual que los adolescentes y adultos. Pero esto no es fin de la amistad, sino que algo natural en las relaciones sociales. Ayuda a tu hijo a resolver los problemas que surjan.
  3. Da el ejemplo y trata a tus hijos y a los demás con respeto. Los niños copian todo. Además del respeto básico del día a día, preocúpate de no criticar a las personas al frente de tus hijos y a tus hijos al frente de otras personas.
  4. Enséñale a tu hijo que las personas son importantes. Todos los padres tienen que elegir sus batallas, así que aguanta el desorden y el descuido si es necesario, pero enséñale a tu hijo a pensar en los demás y verlos como personas con sentimientos. Incentiva a tu hijo a celebrar las cosas buenas de sus pares, ayúdalo a intercambiar argumentos cuando surgen problemas, y no permitas que tu hijo falte el respeto intencional o involuntariamente a otra persona.
  5. Enseña a los niños a expresar sus necesidades y deseos sin atacar a la otra persona. Por ejemplo, en vez de un “Qué egoísta, nunca compartes tus juguetes” que diga “a mi también me encantaría jugar a los autitos contigo”
  6. Ayuda a tu hijo a reparar grietas en las relaciones. Cuando pensamos en la reparación de las relaciones, generalmente nos enfocamos en disculparnos. Pero las disculpas muchas veces no son  sinceras y pueden ser contraproducentes al hacer que el niño guarde rencor. Dales la oportunidad de tomar un respiro, conversar sobre lo que lo molestó, buscar soluciones y luego, pedir disculpas.   Y asegúrate tú también de ser un ejemplo y pedir perdón cuando es necesario.

¿Quieres salir de tu casa pero no tienes con quién dejar a tus niños? Prueba Alba, la aplicación creada en Harvard y MIT para encontrar la babysitter recomendada por tu mejor amiga. Cotiza gratis  acá. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *