Y PUNTO.

Auge de los after school: una buena opción para padres que trabajan

Cada día hay más mamás que trabajan (una de cada seis, en promedio, en Chile) y más colegios o jardines que terminan antes de la jornada laboral, por lo que las madres han tenido que recurrir a distintas alternativas para el cuidado de sus hijos. Si bien antes la opción eran los abuelos, primos o hermanos, esto cada vez sucede menos debido a una red de apoyo mucho más pequeña que antes.

Por esto ha surgido una nueva alternativa, mucho más confiable y que incentiva el desarrollo de los niños: los after school o babysitters dedicados a los niños para evitar que caigan en la rutina de ver televisión después del colegio y, en vez, tengan actividades planificadas y pensadas para estimularlos y entretenerlos. Y, lo más importante, socializar con otros niños. Esto funciona incluso en las vacaciones cuando no hay colegios ni jardín.

¿Qué son los after school?

El concepto nació en Nueva York y se trata de servicios de guardería y cuidado de menores desde los 3 años aproximadamente hasta la pre-adolescencia. En algunos casos son otorgados gratuitamente por municipalidades aunque la mayoría son privados. 

No entregan educación formal pero sí tienen un rol educativo. A veces hacen tareas con los niños, acompañados de psicopedagogas y parvularias, y muchos realizan talleres de distintos temas como idiomas, música, arte, deporte, entre otros (lee nuestra guía de actividades para bebés de 6 a 12 meses y de niños de 12 a 18 meses).

Si bien la idea es que el niño asista indefinidamente y que el pago sea mensual, ciertos after school tienen la posibilidad de pago por hora. Algunos incluso están disponibles para celebrar cumpleaños o permiten que niños ingresen los fines de semana para disfrutar de las instalaciones.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que al no ser considerados como establecimientos de educación formal, no tienen exigencias de idoneidad docente, material didáctico ni infraestructura de parte del Ministerio de Educación para asegurar la calidad, como sí lo tienen los colegios y jardínes. Dicho esto, algunos after school sí tienen patentes de jardín infantil. De todas formas, se han convertido en la opción de moda para padres que deben ingeniárselas para ir a trabajar en un mundo cada vez más individualista.

¿Sabías que con Alba puedes contratar a una babysitter para un servicio de after school? Así la misma cuidadora puede ir periódicamente a tu casa a cuidar a tus hijos y hacerles actividades de acuerdo a sus edades.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *