Y PUNTO.

Pasos para mantener seguros a los hijos durante la temporada de piscinas

Ya comienza noviembre lo que significa la feliz llegada de la época de verano pero, también, la tan temida por los padres temporada de piscinas. Aunque creamos que nunca estaremos en la situación, es imprescindible saber qué hacer en caso de que un niño sufra un accidente en una piscina (lee nuestra guía de cuidado de niños).

Lo primero que se debe tener en cuenta es que los más pequeños pueden ahogarse en apenas 6 centímetros de agua. Por eso se debe tener cuidado con fuentes de agua, piletas y piscinas plásticas también. Además, un accidente puede ocurrir en sólo un par de minutos. Si bien existen clases de natación para bebés tan pequeños como 4 meses, los doctores advierten que no se debe confiar ya que antes de cumplir los 4 años un niño no puede nadar de manera segura por sí sólo, aunque parezca que lo sepa hacer (averigua cuáles son las recomendaciones actuales de primeros auxilios). 

¿Cómo prevenir? El Dr. Leonardo Ristori, jefe del Servicio de Urgencia de Clínica INDISA, nos da cuatro tips:

  • Los niños deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto y no encargárselos a un niño o adolescente, porque pueden distraerse con facilidad.
  • Poner una reja alrededor de la piscina que sea imposible de escalar, tenga al menos 1,2 metro de altura, sin espacio por debajo ni entre barrote y cuya cerradura esté fuera del alcance de los niños.
  • Llevar a los niños a playas con vigilancia de salvavidas.
  • Enseñarles técnicas de seguridad básicas en el agua, como flotar. 

En caso de que, a pesar de estas medidas, ocurra un accidente, el Dr. Ristori nos entrega los siguientes pasos a tomar.

  1. Sacar al niño lo más rápido posible del agua.
  2. Si está consciente y respira, acostarlo de lado ya que favorece la salida del agua a través de la tos o vómitos y se evita que el líquido obstruya de nuevo las vías respiratorias.
  3. Si no respira, realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) básica (hay buenos tutoriales en YouTube o clases en distintas clínicas del país).
  4. En caso de que haya más de un adulto, mientras uno hace la RCP otro debería llamar a una ambulancia. Si estás solo, primero debes realizar la RCP básica, luego interrumpirla por no más de un minuto, llamar y continuar con las maniobras de reanimación hasta que llegue el equipo de rescate.
  5. Procurar que el niño no se enfríe. Sacarle la ropa mojada, secarlo y taparlo con lo que tengas a mano.

Las cuidadoras Alba están entrenadas y siempre respaldadas por un equipo que las ayuda a hacer su trabajo. Además, la app Alba muestra opciones de babysitters con certificados de primeros auxilios, reanimación, entre otros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *