Y PUNTO.

10 maneras para que tu casa sea un ambiente seguro para los niños

Para los niños pequeños todo lo que los rodea es interesante, novedoso y entretenido. Todo se transforma en una oportunidad de experimentar emociones y sensaciones, ¡muchas veces con la boca! Por eso es importante que los padres se preocupen que su hogar sea seguro. 

Esto no significa eliminar todo tipo de decoraciones y artículos personales ya que deben aprender a convivir con ellos. Pero sí eliminar los posibles riesgos (revisa los mitos sobre primeros auxilios). A continuación te dejamos consejos para que puedas habilitar tu casa para un niño curioso y activo.

  1. Cierra cajones y puertas. Asegúrate que los artículos peligrosos estén guardados y fuera de alcance de los niños. Para esto existen cierres específicos para bebés (búscalas en ferreterías o en páginas de bebés online). Debes asegurarte que funcionen para tu puerta o cajón y que no sean fáciles de abrir. 
  2. Ten precaución con el horno y cocina. Uno de los accidentes más comunes son las quemaduras con un horno caliente o agua hirviendo. Cuando el horno esté prendido, siempre deja la puerta de la cocina cerrada. Además, cocina en los quemadores más alejados y siempre deja agua o comida caliente lejos de los bordes de la mesa. 
  3. Protege las esquinas. Los bordes de las mesas y veladores pueden ser muy peligrosos ante la caída de un niño. Puedes comprar esquineros (los venden junto a los cierres de cajones) e instalarlos en todas las esquinas expuestas.
  4. Guarda remedios y artículos de baño. Deja siempre remedios fuera del alcance de los niños, donde no puedan llegar ni con una silla y adentro de una caja difícil de abrir. Además, ten cuidado con líquidos que pueden no ser tan evidentemente tóxicos: perfume, enjuague bucal, jabones líquidos, quita esmaltes, shampoo y vitaminas.
  5. Tapa los enchufes. Existen distintos tipos de tapas de plástico para asegurarse de que los niños puedan meter los dedos o juguetes en estos agujeros.
  6. Resguarda las ventanas. El riesgo de que un niño se caiga por el balcón si no está supervisado es alto, por lo que es imprescindible instalar mallas. Pero, además, se debe tener cuidado con el cordón de las persianas y tener un gancho para dejarlas fuera de alcance. Ten especial cuidado con las cunas que son más altas por lo que el niño puede crecer y, sin darte cuenta, un día alcanzarlo. Además, si tienes ventanales, pégale un sticker para que no piensen que están abiertas si están muy limpias.
  7. Cuidado con las escaleras. Debes colocar una puerta en la parte no sólo de arriba sino también abajo de la escalera. Y, lo más importante de todo, mantenerla siempre cerrada. Incluso para niños que ya sepan subir y bajar escaleras con facilidad.
  8. Previene los incendios. Es importante tener alarma en contra de incendios para alertar y extintores. Asegúrate de saber cómo utilizarlo y que el extintor no esté vencido ni tampoco su contenido (en general se deben revisar una vez al año).
  9. Protege la cuna. Es el espacio donde más pasa tiempo tu hijo, por lo que debes asegurarte que sea un lugar seguro. Aléjala de las estufas y de la luz directa del sol. Si tu hijo tiene menos de un año, el colchón debe ser cubierto sólo por una sábana ajustada, no debe tener almohada y no usar nunca un cobertor o chal ya que le podría tapar la cara en la noche.
  10. Desenchufa todo. Mantén el secador de pelo, hervidor, estufa, tostador y alargadores desenchufados para prevenir un accidente.

Revisa acá como prevenir un accidente en una casa con piscina y acá nuestra guía de cuidado de hijos en un mundo moderno.

Las cuidadoras Alba están entrenadas y siempre respaldadas por un equipo que las ayuda a hacer su trabajo. Además, la app Alba muestra opciones de babysitters con certificados de primeros auxilios, reanimación, entre otros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *