Y PUNTO.

Por qué ha aumentado la alergia alimentaria y cómo detectarla

Hoy hay más probabilidades que nunca en la historia que un niño sea diagnosticado con alergia alimentaria. ¿Por qué es cada vez más frecuente y cómo detectarlo? Acá te contamos.

La alergia alimentaria es una reacción anormal del sistema digestivo a las proteínas, como carnes y leches, y que es desencadenada por el sistema inmunitario del intestino. Los principales alérgenos son la proteína de la leche de vaca (APLV), soya, huevo, mariscos, pescados y maní. Esto ocurre en entre 2% y 7% de los niños (varía según el país). En Chile, el Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos, demostró en 2016 que la incidencia de APLV, fue de 4,9% en lactantes menores de un año.

Pero, ¿por qué pareciera que hoy tantos niños tienen alergia alimentaria cuando antes era algo muy raro de encontrar? La verdad es que nadie sabe exactamente, pero no se debe simplemente a un mejor diagnóstico de ella ni que la sociedad está más consciente de que existen. 

Se cree que una mayor sensibilidad a la comida se ha dado por el ambiente y el estilo de vida actual. Se sabe, por ejemplo, que los países menos desarrollados tienen menores tasas de alergia alimentaria y que ocurren mucho más en áreas urbanas que rurales. Algunos factores que pueden influir son: 

  • La polución.
  • Cambios en la dieta.
  • Menos exposición a microbios debido a una mayor higiene. Con menos parásitos a quienes combatir, el sistema inmune comienza a atacar cosas que debieran ser inocuas.
  • Cambios en cómo responde nuestro sistema inmune.
  • Falta de vitamina D.
  • Exposición muy tardía a posibles alérgenos. Por ejemplo, se creía que no se debía dar a los niños maní al ser una de las alergias más comunes. Sin embargo, un estudio de King’s College London demostró que hay una disminución en alergia de un 80% en niños de 5 años si comían maní desde el año que nacieron. 

Es importante estar atentos a los síntomas de posibles alergias alimentarias para poder tratarla tempranamente. La gastroenteróloga infantil de Clínica INDISA, Dra. Paulina Canales, cuenta cuáles son los señales a las cuales se debe estar atentos:

  • Deposiciones con sangre.
  • Problemas para subir adecuadamente de peso.
  • Vómitos que van empeorando.
  • Diarrea persistente, usualmente de más de 30 días.
  • Dolor abdominal.
  • Obstrucción bronquial frecuente, que no mejora con los tratamientos habituales.
  • Irritación cutánea que va empeorando.

La buena noticia es que la alergia más común, a la leche de vaca, es en general transitoria. “Un gran porcentaje de niños se mejora alrededor de los 12 meses de vida, y el restante lo hará entre el primer y segundo año. Sin embargo, hay algunas alergias que persisten más tiempo, como la alergia al maní”, afirma la Dra. Canales.

Cuando se usa Alba por primera vez, los padres deben llenar una ficha de seguridad junto a la babysitter para asegurar la correcta alimentación de los niños: qué les gusta y deben comer, en qué horarios y si tienen alergias alimentarias.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *