Y PUNTO.

Cómo lograr que el ingreso al jardín infantil por primera vez no sea traumático

Es uno de los momentos que puede ser más traumáticos tanto para los padres como los hijos, pero también uno que lo beneficiará para siempre: el ingreso al jardín infantil. Si un niño no ha ido a sala cuna no es nada fácil pero él o ella partir a los 2 años lejos de su casa, solo, para ir a clases por primera vez. Te dejamos algunos tips para que la transición sea lo más fluida y armoniosa posible (lee más consejos de maternidad y paternidad acá).

  • Muéstrate seguro de la decisión de enviarlos al jardín para transmitirles a tus hijos esta misma seguridad y calma.
  • Dos semanas antes comienza contándoles qué va a suceder y por qué será bueno para ellos conocer a otros niños, aprender y pasarlo bien. No importa si todavía no sabe hablar bien, si le explicas en palabras claras y simples, siempre desde los sentimientos, entenderá que esta nueva experiencia será algo positivo.
  • Adapta unas semanas antes sus horarios a los del jardín. Esto es, el horario para despertarse, las comidas y siesta.
  • Conoce el jardín previamente, su proyecto educativo, sus protocolos y conversa con ellos sobre algún requerimiento especial para tu hijo, por ejemplo alimentación.
  • Realiza una semana de adaptación donde el primer día acompañas durante su jornada a tu hijo y luego vas dejándolo paulatinamente cada día más tiempo solo. Esto es importante para que adquiera confianza. Si es necesario, alárgala a más semanas.
  • Deja que lleve su peluche o tuto favorito para que tenga algo conocido.
  • Cuéntale cuánto tiempo estará en el lugar de forma que entienda. Por ejemplo, “vas a almorzar allá y después nos vamos a la casa”.
  • Cuando lo dejes en su sala, no te escapes ni salgas a escondidas. Explícale que te irás pero volverás a buscarlo en unas horas.
  • Escúchalo si siente miedo o lo pasa mal los primeros días.
  • Sé paciente y empatiza con sus sentimientos.

Si todo sale mal los primeros días, es importante seguir intentándolo. Hay niños que necesitan más tiempo de adaptación pero, a la larga, casi todos logran sentirse cómodos y felices en sus jardines infantiles. Si te rindes al par de días sólo tendrás que volver a empezar el mismo proceso en unos meses más o cuando comience el colegio y será peor. 

Si al mes todavía no se adapta, busca ayuda con las profesoras del jardín y, de ser necesario, ayuda en un profesional externo. Pero si sientes que algo no está bien o no estás cómodo en el lugar al que va, cambia a tu hijo de jardín.

Si tu hijo ya va al jardín y quieres saber tips sobre cómo lograr un regreso a clases sin estrés, ingresa a esta siguiente nota. O, haz click acá y ve distintas opciones de cuidado además de un jardín infantil.

Una babysitter Alba puede cuidar de tus hijos en la tranquilidad de sus propias casas. Sólo necesitas bajar la app para contratar a una cuidadora de manera fácil, rápido y confiable.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *