Y PUNTO.

Sobreviviendo cuando solo hay un padre disponible

La maternidad y paternidad no es fácil. Son muchas horas sin dormir, pataletas y llantos constantes, miles de pañales y poco tiempo personal. Cuando sólo hay una mamá o papá disponible, ya sea porque se es padre soltero o porque el otro viaja mucho o tiene horarios poco compatibles, todo se hace muchísimo más difícil. Te entregamos algunos tips para sobrevivir.

Un paso a la vez

Es fácil sentirse superado si se piensa en las miles de cosas que tienes pendiente por hacer. Pero si vas pensando en cada cosa individualmente, paso a paso, se hace más fácil y alcanzable. Por ejemplo, cuando despiertes no te desesperes por tener que levantarlos, salir a la hora, llevarlos al colegio, correr al trabajo, ir a buscarlos, hacer las tareas, darles comida y hacerlos dormir. ¡Cualquiera se vuelve loco con solo pensarlo! En vez, piensa que tienes que darle desayuno y vestirlos para salir en media hora de la casa. Lo importante es fijarse pequeñas metas. 

Controla tus finanzas

Esto significa no sólo mantén tus gastos bajo control para que no agreguen al estrés que ya tienes con la maternidad o paternidad, sino también usa mecanismos para que no tengas que gastar tiempo en pagos. Puedes usar apps para designar presupuestos y que te calcule automáticamente tus gastos según distintas categorías, además de dejar todo con pago automático.

Organiza su día

Para evitar muchos dolores de cabeza, lo más fácil es crear un horario y respetarlo. En cuanto a hora de levantarse, de bañarse, vestirse, almorzar, jugar y comer. A los niños les gusta la rutina y son más propensos de hacer lo que les digas si ya saben que todos los días tienen que hacer lo mismo a la misma hora.

Anticipa las comidas

Si creas una lista con tiempo, puedes comprar sólo lo necesario y cocinar varias comidas un día a la semana, por ejemplo, y congelarlas. Así, en vez de gastar tiempo cocinando todos los días, lo comprimes y haces de manera más eficiente en un solo día. Puedes crear menus semanales o mensuales, además de encargar todo por internet o apps para mantener el mayor control posible.

Utiliza una tabla de recompensas

Puedes colgar en el baño o el refrigerador, distintas actividades que quieres que tus hijos lleven a cabo. Por ejemplo, tomar desayuno, lavarse los dientes, vestirse solos, dormir toda la noche en su cama, comer verduras, ordenar sus juguetes, etc. Cuando logren cada una de las actividades pueden poner una estrella en su tabla, lo que hará que tengan ganas de cumplir las metas que tú propongas.

Haz que tus hijos ayuden en la casa

Dales a cada uno un par de tareas simples que deben completar todos los días. Por ejemplo, sacar la basura, poner la mesa, hacer la cama, ordenar la pieza, etc. Esto no sólo disminuye tu trabajo sino que le enseña desde muy pequeños a ser responsables. Lee acá sobre cómo crear niños emocionalmente sanos.

Busca tu propia aldea

Se necesita una aldea para criar a un niño dice el dicho. Si estás solo en esto (o recae en ti la gran mayoría de la crianza), busca tu propia aldea. Haz amigos que estén en la misma situación que tú, no sólo por entretención sino para tener a quien recurrir en caso de emergencia y para apoyarse mutuamente cuando lo necesiten. Una buena idea es ir turnándose para que le toque un sábado a cada mamá llevarse a todos los niños a alojar. Así, puedes tener un día libre al mes.

Deja tiempo para ti

Es muy fácil estar tan inmerso en los hijos que no dejas tiempo para ir al doctor, salir con amigos o pasar un día de entretención o de relajo solo. Haz tiempo para esto, aunque sea a dejando a tus hijos con familiares o babysitters (baja la app Alba acá). Si tú no estás bien tus hijos tampoco lo estarán.

Alba hoy se ha convertido en la solución para padres y ha ayudado a mejorar su calidad de vida. A través de la app Alba se puede contratar a una babysitter de manera fácil, rápida y, lo más importante, confiable.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *