10 tips para educar a niños amantes de la lectura

¿Tu o tus hijos le dedican tiempo a leer libros? Aquí te dejamos unos tips que te ayudarán y los convertirán en amantes de la lectura.

10 tips para educar a niños amantes de la lectura

¿Tus hijos son amantes de la lectura? Los estudios demuestran que leer y comentar los libros con los niños es la mejor forma de aumentar su coeficiente intelectual e infundirles el amor por la lectura.

Los niños que leen todas las noches son los que rinden mejor académicamente. El rendimiento escolar se correlaciona más directamente con los puntajes de lectura de los niños que con cualquier otro indicador individual. Es por esto que la consideramos una de las actividades que fomentan el desarrollo de tus hijos.

01. Lee con tu hijo desde la edad más temprana y no solo a la hora de dormir

Compra libros de papel y de género como algunos de los primeros juguetes de tu hijo. Léelos durante el día, después de almuerzo, después del jardín, antes de la siesta etc… Ten siempre algún libro en tu cartera y aprovecha cualquier “tiempo muerto” para leer. Intenta hacer de ese momento un tiempo agradable en donde padre e hijo se conectan y comparten el gusto por la lectura.

02. Visita las bibliotecas o librerías regularmente y obtén buenos libros

Haz una lista de buenos autores y libros de niños y búscalos en la biblioteca de tu municipalidad o en la del colegio de tu hijo. Esa lista la puedes conseguir con los mismos bibliotecarios, con los profesores/parvularios de tu hijo, amigos o en blogs de educación como éste en dónde puedes encontrar infinitos libros para tus hijos categorizados por edad. También es buena idea anotar los libros que le gustan a tu hijo y buscar otros del mismo autor. Ya en tu casa, guarda esos libros en un estante separado de tu sala de estar y así nunca se perderán.

Vale la pena dedicar tiempo extra para elegir buenos libros que tu hijo pueda leer y que le resulten interesantes. Los libros ilustrados funcionan bien, ya que se pueden usar las imágenes para mantenerlos interesados y descubrir nuevas las palabras y conceptos.

03. Lee a tu hijo todos los días, con la mayor frecuencia posible

Establece un “tiempo de lectura” todos los días. Haz de la lectura el momento perfecto para relajarse después del colegio, durante los almuerzos o al terminar las tareas. No siempre es bueno dejar la lectura para el final del día; algunos niños están tan cansados que la lectura es simplemente demasiado trabajo para ellos en ese momento.

Aprovecha cualquier momento para leer con tus hijos ¿por qué renunciar a la oportunidad de conectarte con ellos y leer libros que generan buenas conversaciones sobre vivencias, valores, elecciones, dificultades y alegrías?

04. No presiones a tu hijo para que aprenda a leer

La mayoría de los niños aprenden a leer de forma natural en el colegio una vez que desarrollan las habilidades preliminares. Tu objetivo como padre es fomentar el amor por los libro más que enseñarles la correcta pronunciación o entonación. Enseñarle a tu hijo a leer puede quitarle toda la diversión de la lectura. Si lo presionas, se puede frustrar. Esa sensación podría perdurar y generar un rechazo hacia los libros.

05. Por mucho que haya aprendido a leer, no dejes de leerle a tu hijo

Muchos padres se quejan de que sus hijos pueden leer, pero simplemente no están interesados ​​en hacerlo. La mayoría de los niños pasan por esta etapa, sin embargo, podemos hacer cosas para que ésta sea breve. El problema del niño es que él solo puede leer libros sencillos, pero su imaginación anhela tramas y personajes más desarrollados. Sin embargo, leer libros más sofisticados se convierte en un trabajo extremadamente duro, con demasiadas palabras nuevas para él. Esta dificultad lo distrae de la historia… ¿La solución? Los niños necesitan que sus padres le sigan leyendo y así los mantengan fascinados con sus historias. Esto los motivará a seguir esforzándose y así convertirse en un lector competente.

06. Ayuda a tu hijo a pasar al siguiente nivel de lectura

Escoge un libro que tu hijo pueda leer, pero que al mismo tiempo, tenga un grado de dificultad que lo obligue a esforzarse y a aprender cosas nuevas. Lean juntos un tiempo hasta que tu hijo quede enganchado. Entonces, dile que ya es hora de la lectura a solas. La mayoría de los niños agarran el libro y lo terminan ellos mismos. Si no lo hace, evalúa la posibilidad de retroceder un nivel de libro a uno un poco más simple.

07. Ayúdalo a mejorar su lectura alternando páginas con él

Practica le lectura en voz alta, pero si tropieza, no lo hagas detenerse. Tu objetivo es mantenerlo entusiasmado con el libro y no preocupado de cómo lee. Esto se recomienda solo por períodos de tiempo limitados pues la lectura en voz alta cansa a los niños. Si le quitas la diversión de leer con él, estás haciendo más daño que bien.

08. Prueba cómics interesantes para lectores reacios

Muchos niños se inician en la lectura a través de los cómics, que les intimidan menos que los libros sin ilustraciones. La serie Tin Tin, por ejemplo, ofrece a los niños vocabulario y conceptos sofisticados.

09. Lee tú también

Tienes que ser un modelo a seguir. Si no te ven leer, ¿por qué deberían hacerlo? Comenta con tus niños lo que estás leyendo.

10. Limita la tecnología

No hay forma de que un libro pueda competir con la televisión o el computador. La mayoría de los niños, frente a ambas opciones, simplemente eligirán la pantalla pues requiere menos esfuerzo. Limitar el uso de la pantalla hasta que la lectura esté bien establecida es una de las cosas más importantes para fomentar la lectura.

10 tips para educar a niños amantes de la lectura
Por último, siempre es una buena idea que cuando contrates a una babysitter, le muestres dónde están los libros y le pidas que lea con tu hijo. Así, saldrás tranquila de tu casa sabiendo que tu hijo está entretenido y realizando una actividad que tan bien le hace.