Cómo elegir un jardín infantil o sala cuna para tu hijo

Llegó la hora de escoger una sala cuna o jardín infantil para mi pequeño. No entres en pánico! Sigue estos consejos que harán de tu búsqueda un proceso mucho más ameno y organizado.

Cómo elegir un jardín infantil o sala cuna para tu hijo

Si bien cada familia es diferente, según objetivos, enseñanzas, costumbres, gustos y requerimientos, lo cierto es que en algo todas concuerdan y es que cómo elegir un jardín infantil o sala cuna para sus niños es fundamental. Cuando decidan que están en edad óptima para asistir, debe ser segura, cercana y ojalá a un costo no muy alto.

Lo que muchos padres no saben, es que un jardín infantil o sala cuna puede no ser la mejor opción, y cuando se enteran de las alternativas, se terminan arrepintiendo. De la misma manera, las salas cuna se pueden combinar con otras alternativas para apoyar mejor a los papás. Si estás evaluando si una babysitter, niñera, jardín infantil u otra opción es la mejor para cuidar tu familia cuando tu no estás, puedes ver nuestra guía completa de servicios de cuidado para tus hijos para tomar una decisión más informada analizando todas las opciones juntas.

Guía completa de servicios de cuidado para tus hijos

Volviendo a los jardines infantiles y asumiendo que estás decidido ¿qué tan difícil puede volverse esta búsqueda cuando las opciones son variadas y donde todas parecieran ser buenas para el desarrollo y aprendizaje de los pequeños? Lo importante es considerar ciertos puntos o señales que permitirán que tu elección sea la correcta.

Es por este motivo, que hemos preparado este checklist, para que vayas preparado y encuentres el establecimiento adecuado para tu hijo o hija. Échale un vistazo:

01. Investigación previa para elegir un jardín infantil o sala cuna

Puntos a considerar
Metodología educacional

Para definir cómo elegir un jardín infantil o sala cuna, lo primero será definir cuáles son las expectativas acerca del jardín o sala cuna que visitaré. Por ejemplo, si éste cumple con el tipo de enseñanza o filosofía educacional que deseo que se les entregue a mis hijos. También, qué tipo de alimentos están disponible para los niños o bien qué medidas se aplican para el manejo de la disciplina o comportamiento. 

Recomendaciones

Para esto es importante leer o escuchar recomendaciones y evaluaciones que los padres han comentado sobre el establecimiento. Esto puede ser por medio de tu círculo de conocidos o bien, a través de la página web o red social del jardín infantil o sala cuna. 

Protocolos de seguridad, políticas internas, comunicación y personal

Por otra parte, es fundamental que considere cuáles son las políticas internas de cada jardín, por ejemplo, el control de las visitas al lugar, permisos o justificativos al momento de no asistir, protocolos de higiene y seguridad y valores de matrículas, aranceles y/o mensualidades y qué tipo de sellos educativos posee, por ejemplo, si destaca por ser un establecimiento ecológico o familiar. Desafortunadamente estas preguntas usualmente no la saben responder los jardines infantiles de manera adecuada, lo que denota una falta de preparación profesional y un riesgo para tus hijos.

Asimismo, qué medios se utilizan para mantener informados a los padres y/o apoderados y también si el personal trabajador está certificado, capacitado y si cumple con la cantidad adecuado, en razón a cantidad de niños, pues idealmente la proporción debería ser 1 asistente o educador de párvulo por 4 niños.

Finalmente, evaluar si quiero asistir a las visitas junto a tu hijo o hija, para ver su reacción o adaptación al entorno o bien, si prefieres que asista cuando ya hayas tomado la decisión.

02. La primera visita al jardín o sala cuna

En busca de un ambiente gratio, interactivo y seguro

¡Esto de seguro lo sentirás apenas entres al jardín y es fundamental en el «cómo elegir un jardín infantil o sala cuna»! Aquí la primera impresión sí cuenta y aunque podría ser un factor no decisivo, sí puede influir bastante en la elección final, pues no solo se debe tener atención en el aspecto físico, sino que también en la energía, interacción y pequeños detalles, los cuales incluso pueden hacer grandes diferencias. Es importante mencionar que es fundamental que asistas mientras el jardín está operando y con niños, sino, no podrás ver esto.

Interacción entre niños y educadores

Lo primero será observar la interacción entre los educadores y los niños, si el trato es apropiado y si los niños se ven felices y cómodos en el lugar. No tengas susto en pedir que te dejen entrar al lugar de cuidado y que ter permitan estar ahí 5 o 10 minutos. Después de todo, tu hijo estará ahí días o meses, por lo que es lo mínimo que te deben dejar hacer. También es necesario fijarse en los detalles, cómo por ejemplo, la distribución de los espacios y si el entorno es apropiado y adaptado a cada necesidad, según la edad y etapa en la que se encuentren los pequeños.

Seguridad e higiene

Por otra parte, debes poner atención en la seguridad implementada en el establecimiento, es decir, que los juguetes estén en buen estado y que cumplan con la normativa de seguridad, que los muebles no posean puntas que puedan generar daños, que las cunas estén lejos de persianas, ventanas y cortinas, que las escaleras posean una puerta asegurada, que enchufes estén bloqueados y que los baños estén adaptados a la estatura de los niños.

Así como también que medicamentos y productos de limpieza estén fuera del alcance de los niños, que cuente con una enfermera, paramédico o educadora capacitada en el área de salud, para atenciones leves y que la supervisión y vigilancia hacia los pequeños sea constante. Y si ver las vías de evacuación y zonas seguras, estan a la vista y señalizadas.

Al mismo tiempo, la higiene que se aplica tanto en el aula y los baños, como también en los utensilios y juguetes, pues se debe tomar en cuanto que lo más probable es que los niños manipulen y tienden a llevarse los juguetes a la boca. 

En otras palabras, debes tomarte el tiempo de inspeccionar todo el lugar en detalle. No quieres sorpresas después.

Licencias, acreditaciones y valores

Además, es necesario que se verifique que las recomendaciones externas sean del todo verídicas, por lo que se puede solicitar ver la documentación de licencias, acreditaciones, permisos y certificaciones para trabajar de forma legal y reconocida por el Ministerio de Educación o la entidad competente, así como también asegurarse de que el jardín cuenta con una red de apoyo sólida y comprometida, esto quiere decir que la educación se complemente con fonoaudiólogos, psicólogos y psicopedagogos,  pues si bien las opiniones de otros usuarios pueden ayudar a tener una idea del funcionamiento del jardín o sala cuna, es necesario que se compruebe.  

Por último, siempre es recomendable consultar sobre las tarifas de aranceles, matrículas, costos de movilización (en caso de que lo incluya) y promociones de admisión, ya que éstas pueden variar de un año a otro y es mejor tener claridad sobre este punto, el cual puede ser determinante al momento de evaluar si el jardín realmente cumple con las expectativas que se busca cumplir.

03. Hora de tomar decisiones y elegir tu jardín infantil o sala cuna

Consejos finales para tomar una decisión  

Llegamos a la parte final, cómo elegir un jardín infantil o sala cuna  después de todo. Aquí la organización es fundamental.

Para elegir de acuerdo a los intereses y gustos personales, es necesario comparar los jardines infantiles que hayas visitado, por lo que te sugerimos que previo o luego de cada entrevista, hagas un listado con los puntos que consideres importantes, y que te permitan comparar entre un jardín y otro. Sin duda te será de gran ayuda al momento de elegir dónde pasará los días tu pequeño, mientras trabajas.

¡El tiempo es oro! Buscar con anticipación es la clave 

Sumado a la organización que debes tener, para poder encontrar el establecimiento adecuado y que cumpla con tus expectativas, es necesario que consideres comenzar las visitas con anticipación, incluso cuando tu hijo aún no ha nacido, en el caso de que busques una sala cuna, pues existen sectores o comunas con menos opciones y las vacantes suelen ser limitadas, dependiendo de la cantidad de profesionales, espacio e infraestructura del lugar. 

Finalmente, recuerda visitar cuantos jardines o sala cunas estimes conveniente y no te desanimes o frustres si no encuentras en primera instancia la que cumpla con lo que buscas, muy por el contrario ve con calma, sigue los consejos y por qué no, confía en tu intuición de qué será lo mejor para tu pequeño o pequeña. 

04. Alternativas

En caso que ninguno te convenza

Es normal que no te guste ninguna de las alternativas. Después de todo, no son tu hogar y no conoces a las personas con las que estarás dejando a tu hijo. Si esta es tu situación, te contamos que es normal, le pasa a la mayoría de los padres y madres. Afortunadamente existen alternativas, como sala cuna en tu hogar, babysitters especializadas en cuidado de menores, entre otros. Muchas de estas alternativas pueden ser incluso más baratas y flexibles para ti y tu hijo, además de ser más personalziadas y seguras, en la comodidad de tu hogar. Si no sabes donde partir viendo alternativas, te invitamos a ver la guía de servicios de cuidado para tus hijos