Por qué y cómo superar la expectativa de ser la mamá perfecta

Cuidar a los niños, darles comida, entretenerlos, salir con los amigos, tener vida en pareja. ¿Cómo superar la expectativa de ser la mamá perfecta?

Cuidar a los niños, darles comida, llevarlos al colegio, entretenerlos, cuidarse a sí misma, salir con los amigos, tener vida en pareja y ver a la familia. De sólo pensarlo cualquier mamá quedaría agotada. A esto se agrega la expectativa social que se debe cumplir con todos los roles y, más aún, ¡hacerlos todos bien! Esto se ha visto exacerbado por las redes sociales, donde todos parecen llevar una vida idílica. Pero se puede, y debe, superar la expectativa de ser la mujer y mamá perfecta.

Lo primero es dejar de ser perfeccionista. Especialmente en cuanto a los niños:

1- Si un día no tienes energía para cocinarles comida sana, puedes pedir comida chatarra. Por una vez no pasará nada.

2- Si no puedes más con los gritos o necesitas trabajar y cedes y le pasas un celular para que jueguen o les prendes la televisión, no es el fin del mundo.

3- Si un día tienen el pelo enredado y la ropa sucia y no quieres lidiar con el problema, déjalos.

4- Si no tienes energía para salir con tus amigas, quédate durmiendo y los ves otro día. No todo puede ser controlado.

Pero también, busca un orden para ser más productiva. Tener un horario delimitado anteriormente ayuda a lograr todo lo que debes hacer en una semana con todos tus roles como mujer. Trata de priorizar todos los días qué es más importante y, si sobra tiempo, lograr las tareas secundarias. Utiliza apps que te ayuden a lograr lo que tienes que hacer. Alba para el cuidado de tus niños, por ejemplo, o Cornershop para tener siempre la comida que necesites.

Otro buen consejo es encontrar un hobby o una pasión más allá de los hijos. Busca algo que te guste hacer que sea sólo tuyo. Pintar, cocinar o simplemente coleccionar cucharas. Cualquier cosa que te haga feliz y sientas que lo estás haciendo sólo por ti ayuda a impulsar la felicidad más allá de ser una mamá perfecta.

Por otra parte, también aprende a decir que no. No puedes hacer todo al mismo tiempo sin volverte loca. Por esto, puedes decir que no a un almuerzo familiar o una salida con tus amigas o a un cumpleaños de un amigo de tus hijos.

Y, por último, lo más difícil. No te compares con otras mamás. Cada una es distinta y aunque algunas parezcan ser perfectas, probablemente no lo sean. ¡Sé tu mismo y encuentra tu propia felicidad!

Cada mujer atraviesa la maternidad de distintas maneras, no hay ningún manual que indique cuál es la manera correcta de hacerlo. Cada sentimiento es único, pero sobre todo válido… incluída la culpa. Si estás buscando ideas de como superarla, lee este artículo.

¿Te gustan nuestros consejos? Te invitamos a revisar nuestra lista de tips de cuidado en dónde encontrarás mucho, mucho más.